Todos los Jueves, con material renovado.

CINETICO dejará de salir por un tiempo...

... que depende del tiempo que me demandará recuperarme de la operación. Por favor, disculpen las molestias.



Goles de Messi, Porno, Comunismo, motores de Ford, estafa piramidal, Clarín miente, Rajoy en España, tsumamis y maremotos, la vida secreta del Papa, las relaciones con mi novia, Magic Johnson, Lady Gaga, Google +, Adobe CS5, ley SOPA y PIPA, tentaciones, Moscato y pizza, tendinitis, tengo sueño, poesía suburbana, morbo, Los Juegos Del Hambre (The Hunger Games), Chespirito, www.amazon.com, Ciccone, Adele son algunos de los temas que no encontrarán acá

jueves, 6 de agosto de 2009

Crítica a film argentino: Algún lugar en ninguna parte, de Víctor Dinenzón

Victor Dinenzon, director de filmografía dispar hacia abajo, vuelve con una película que toma a la muerte como eje y análisis.

En sus primeros minutos, Dinenzon propone presentar a los personajes mediante un plano secuencia que recorre los pasillos de un hospital. Ese instante de dicha toma de larga duración sirve como momento de arranque de las historias de cada personaje, pero es en el tercer punto de vista cuando cambia bruscamente la forma de contar mareando al espectador y olvidando de las buenas intenciones.

El argumento no se entiende bien por este desliz, pero se sabe que toma la historia de Oscar, un vendedor de los denominados “viajante” a una localidad. También se sabe que es muy amigo de su doctor, pero lo que vamos descubriendo en el film es un defecto tras otro. Es decir, personajes que aparecen, tienen una relevancia y luego no sirven de nada, como los ladrones, la doctora, la suicida del principio, entre otros.

Es feo decir esto pero es que estamos ante uno de los peores guiones (tengo que investigar más para saber si es el peor) escrito en la historia del cine argentino (o quizás mundial). Y es una pena porque asomaba muy buenas ideas (ya vistas, pero buenas al fin).

En el acto final tampoco se entiende qué pasa, por qué el médico llora. Y si es por la muerte que se muestra al final, por qué no se la relacionó mejor.

Son todas ideas desordenadas que el director y guionista debió haber empleado su experiencia para pensarla mucho mejor y evitar convertirla en lo que es, una de esas películas que los estudiantes de cine deben ver para saber que no hay que hacer. También el Instituto Nacional de Cine Argentino, organismo que le dio el apoyo económico (que a directores mejores o debutantes tanto les cuesta).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.