Todos los Jueves, con material renovado.

CINETICO dejará de salir por un tiempo...

... que depende del tiempo que me demandará recuperarme de la operación. Por favor, disculpen las molestias.



Goles de Messi, Porno, Comunismo, motores de Ford, estafa piramidal, Clarín miente, Rajoy en España, tsumamis y maremotos, la vida secreta del Papa, las relaciones con mi novia, Magic Johnson, Lady Gaga, Google +, Adobe CS5, ley SOPA y PIPA, tentaciones, Moscato y pizza, tendinitis, tengo sueño, poesía suburbana, morbo, Los Juegos Del Hambre (The Hunger Games), Chespirito, www.amazon.com, Ciccone, Adele son algunos de los temas que no encontrarán acá

jueves, 30 de abril de 2009

Crítica a un film argentino: Regreso a Fortín Olmos, de Patricio Coll y Jorge Goldemberg

Existe una estructura narrativa del documental muy usada llamada “Talking Heads” (cabezas habladoras, en inglés) donde las personas entrevistadas prevalecen en gran porcentaje del film y sus testimonios construyen la historia a contar.

Los entrevistados, testigos directos o no, aparecen frente a una cámara fija y si no hay ideas, por parte del director y/o montajista, se transforma algo monótono haciendo perder el hilo de la historia, desperdiciando lo que puede ser una gran historia o investigación. Ese es el problema de Regreso a Fortín Olmos (2009), que su interesante tema se diluye a los quince minutos y visualmente cansa porque aparecen largas tomas del locutor sin pisar otras imagenes.

Como una continuación del cortometraje documental Hachero nomás (1966), los directores Jorge Goldemberg y Patricio Coll, vuelven a esa parte de la provincia de Santa Fe, donde habían contado la historia de los hacheros explotados por una gran empresa, para hablar sobre el después del cierre de la maderera. Y ese después es interesante saberlo, verlo en el film, porque tiene que ver con lo que se hizo fines de la década del `90, principios de ésta, lo de la recuperación de puestos de trabajo a partir del armado de cooperativas.

Esa labor, la de refundación de la empresa de modo que sus empleados se convierten en dueños, fue armada por sacerdotes de ideología marxistas lo que refleja otra historia interesante, las diferencias del marxismo y el nacionalismo incipiente en esa época post derrocamiento de Arturo Illia. Pero las continuas palabras de los entrevistados, sin ningún silencio cinematográfico ni música ni alguna otra sorpresa, hacen que Regreso a Fortín Olmos no entretenga.

Igual me dieron ganas de ver Hachero nomás.

(no hay trailer disponible)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.