Todos los Jueves, con material renovado.

CINETICO dejará de salir por un tiempo...

... que depende del tiempo que me demandará recuperarme de la operación. Por favor, disculpen las molestias.



Goles de Messi, Porno, Comunismo, motores de Ford, estafa piramidal, Clarín miente, Rajoy en España, tsumamis y maremotos, la vida secreta del Papa, las relaciones con mi novia, Magic Johnson, Lady Gaga, Google +, Adobe CS5, ley SOPA y PIPA, tentaciones, Moscato y pizza, tendinitis, tengo sueño, poesía suburbana, morbo, Los Juegos Del Hambre (The Hunger Games), Chespirito, www.amazon.com, Ciccone, Adele son algunos de los temas que no encontrarán acá

jueves, 9 de abril de 2009

Crítica a un film argentino: Esperando la carroza 2, de Gabriel Condron

Llegó el día. Luego de tantas ideas y venidas; películas con un humor parecido, Cien veces no debo (1990) y Cohen VS. Rossi (1998); y una serie de televisión de corta duración, emitida en algún momento de la decada del `90 por canal 7 de Argentina, los espectadores tienen la posibilidad de ver otra vez a la familia Musicardi.

Con la mayoría del elenco de aquél, ya, clásico y con la actuación de Roberto Carnaghi, en reemplazo del fallecido Julio de Grazia (también lo había reemplazado en la serie), trata sobre otro día en la vida de los Musicardi, donde Antonio (Luis Brandoni) organiza una reunión en su fastuosa casa para festejar un nuevo aniversario de casado con Nora (Betiana Blum), su mujer.

Para que esta segunda parte funcione, el guionista original, Jacobo Langsner, es el autor de la nueva trama. ¿Pero funciona?

Si bien había risas en la sala donde presencié el film, me debo animar a decir que no. ¿Pero a qué se debe esto?

No es culpa del elenco, que salvo un par de excepciones como Rodrigo Grande y Gabriela Mandato, funcionan bien en conjunto y que, si exageran en su actuación, es por el tipo de comedia que hacen, lo que se denomina en Argentina como “Grotesco”.

Pero ellos estudiaron un libreto sin gracia ni observaciones el de su predecesora. Es como que el autor fuera otro y no el creador de la historia y personajes de Esperando... 1 (1985). No aparece la formula de esta que era de un dialogo ingenioso, chiste o situación cada dos minutos, como mucho (parecido a la parodia).

Por el otro, el director, lamentablemente no cuenta con el talento de Alejandro Doria, el de la original, que usaba muy bien los planos y hasta hacía encuadres perfectos.

La músicalización, que utiliza una nueva versión de “Barrilito de Cerveza” es lo que más le juega en contra al film, queriendo resaltar los momentos (que parecen) cómicos, pero termina molestando porque a la canción, tocada en un órgano (instrumentos que para mí suenan desafinados en pantalla), aparece a cada rato, demasiado seguido. En la original no es escuchada por tanto tiempo y usan un acordeón.

Se dice que la tercera parte está escrita. ¿Se animarán a realizarla?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.